“Somos Andaluces” redefine el nacionalismo

Por admin

Pedro Altamirano: Nuestro compromiso es situar Andalucía en el centro político de Europa

Málaga. 24 de marzo 2019.-

Somos nacionalistas porque defendemos Andalucía, por eso no es necesario llevar la palabra <nacionalismo> en el nombre”. Esta ha sido una de las conclusiones del Congreso celebrado ayer para refundar el Partido, una vez ha concluido el periodo de la gestora, creada con motivo de la dimisión del anterior Coordinador Federal.

En esta ocasión, los delegados asistentes al Congreso extraordinario han elegido por unanimidad a Pedro I. Altamirano, como nuevo Coordinador Federal, por lo que ahora comenzará las gestiones y conversaciones para formar la nueva Comisión Ejecutiva Federal (CEF), que será aprobada en la próxima Asamblea del nuevo partido “Somos Andaluces – Partido Andaluz”, con la vista puesta en Europa más que en el Estado español.

Europa es, cada vez más, una realidad. Una realidad que puede romperse, pero de momento se fortalece. Pero se fortalece desde el poder de los grupos económicos. Por eso, frente a la política de los grupos de presión capitalistas, empeñados en hacer de Europa una amalgama de intereses privados y contrapuestos, los nacionalismos periféricos queremos una Europa de las personas. Queremos hacer una realidad para los seres humanos, dónde la legislación, la economía, la justicia, estén a su servicio”. Durante el desarrollo del Congreso se ha recordado que esa fue la idea original de los impulsores de la unidad europea. El objetivo era acabar con las guerras que desangraban el Continente desde la desaparición del Imperio romano, con la formación y desintegración de imperios continentales, siempre con la pretensión de erigirse en árbitros de Europa mediante la dominación de los demás estados. De ahí el continuo cambio de fronteras, en estados que se pretenden unitarios y coherentes en su conformación geográfica.

A cuentas de este hecho, los andalucistas, junto a miembros de colectivos de varios lugares de Europa -Escocia, Irlanda del Norte, Córcega, Cataluña, Euskadi y otros-, han constatado como los centralismos adjudican el epíteto de “nacionalistas” ó “nacionalismos”, con un marcado sentido peyorativo, al acusarlos de “dividir” y “enfrentar”. Sin embargo -han manifestado- “nosotros no necesitamos abanderar el nacionalismo, porque somos naciones. Esa definición va implícita en nuestra naturaleza. El verdadero nacionalismo depredador, represor, el que enfrenta a los pueblos, es el de los estados, el de los estados que, sin ser naciones, quieren parecerlo”. Las “naciones sin estado” de Europa, lo tienen muy claro: “Nosotros somos naciones sin Estado. Ellos son Estados sin Nación”. Desde este punto de vista, novedoso en cuanto al uso, porque no es de ahora, “la Naciónes un ente cultural”, -como aseguró uno de los asistentes durante la discusión del término-. “El Estado es un ente político. El problema existe porque el Estado quiere suplantar a la Nación.Por eso no hay “globalización”; porque no se puede hacer tabla rasa de las culturas, para igualarlas todas, en lo que supondría eliminarlas todas. Pero las culturas no enfrentan, lo que enfrenta es la economía. Y ese es el campo de los estados. Lo que hay es una inmoral mundialización de la economía. De la economía millonaria; la de los pueblos sigue estando dispersa, dividida; porque la división interesa al poder. Pero, mientras se fomente la división, es repugnante hablar de globalización”.

            Lo que se vio ayer en el Congreso del Partido “Somos Andaluces – Partido Andaluz”, fue una reafirmación de un nacionalismo original, distinto, porque no reclama el aislamiento de la Nación, sino su reconocimiento, en cooperación con las demás naciones, siempre entendidas como entidades culturales diferenciadas, y por eso más dispuestas a la cooperación. “Por eso queremos dejar claras las definiciones-apostilló Altamirano- en tanto el “nacionalismo” sea entendido como disgregador, en tanto ese nombre pueda provocar enfrentamiento entre comunidades, es evidente que sólo son “nacionalistas” los estados, que impiden la creación de un Estado más amplio, más extenso, más rico, como podría ser Europa si dejaran de existir los estados actuales y se respetara la naturaleza y la peculiaridad de las naciones, que sí somos capaces de ponernos de acuerdo, porque aunque hayan muchas formas de cultura, la cultura en sí es común a todos los seres humanos”.